...equilibrio y armonía...

...equilibrio y armonía...
...madera...fuego...tierra...metal...agua...

La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos.

Paulo Coelho.

1 de julio de 2012

¿Estás seguro que tu casa está sana?


Veamos que nos dice Juan Carlos Requejo de España sobre la sanidad de nuestro habitat:



"Las energías cosmotelúricas y los lugares geopatógenos afectan a la salubridad de nuestra casa MAL FENG SHUI, CASA CÁNCER Dormir en un mal sitio, un lugar situado sobre las Venas del Dragón, puede ser la causa suficiente para tener siempre una mala calidad de sueño, sufrir pesadillas y generar graves enfermedades psicofísicas, incluso el cáncer en algunos años.

Los geomantes chinos hace siglos ya investigaban a través del Feng Shui, las fuerzas ocultas de la tierra, estudiando las relaciones energéticas del ser humano con las energías cosmotelúricas, que emanan del substrato geológico y como rayos invisibles interaccionan con la atmósfera y el cosmos.
La escuela china del Feng Shui, que literalmente significa viento-agua, se refiere al estudio tradicional de todo lo que fluye, sea visible o invisible, o sea las energías y su interacción con el hábitat humano, el moderno Feng Shui es aplicado hoy día por prestigiosos arquitectos en el diseño de imponentes rascacielos, como la sede del Banco de Sanghai y Hong Kong.

Hoy gracias a la Geobiología científica, a partir de las investigaciones del Dr. Hartmann en Alemania, (Universidad de Heilderberg), sabemos que una persona con la cama situada sobre una corriente de agua subterránea, aquella vena del dragón que científicamente llamamos geopatía, sufre la influencia de importantes energías cosmotelúricas que dañan su organismo, una importante concentración de radiaciones se observa en esos sitios que tradicionalmente llamamos lugares malditos.
La geopatía puede aún ser más grave si el sitio maléfico donde vivimos y dormimos está en la vertical de una falla o fractura de la corteza terrestre, aquí la emisión de radiaciones será lo suficientemente grave para generar cáncer o anomalías genéticas en pocos años de permanencia en ese lugar. Los fuerzas ocultas de la tierra, que se pueden manifestar por la presencia de una importante geopatía en la vertical de nuestro dormitorio, conducen a la desvitalización, debilitando nuestro sistema inmunitario y abren la puerta a múltiples enfermedades físicas y psíquicas.

Según el Feng Shui, los chinos llaman a estos lugares malditos, Salidas de los Demonios, son muy geopatógenos, lugares de la corteza terrestre donde concurren dos o más causas de geopatías, produciéndose en este punto una alta concentración de emisiones energéticas que causan lo que coloquialmente llamamos un punto cáncer.

La existencia de casas cáncer fue detectada ya en 1932 por las rigurosas investigaciones del barón Von Pohl, que estudió la incidencia del cáncer en la pequeña población alemana de Vilsbiburg, encontrando que en sólo 5 casas se habían producido 190 casos de cáncer a lo largo de 21 años, todas estaban situadas en la vertical de una importante vena de agua subterránea, similares resultados obtuvo el Dr. Picard en la localidad francesa de Moulins estudiando 282 muertes por cáncer.

Pero actualmente estas anomalías geofísicas de la naturaleza, esas radiaciones cosmotelúricas que concurren en el mal sitio, pueden ver amplificados su efectos energéticos sobre el ser humano, a causa del factor que llamamos sinergia, si nuestra casa se encuentra también afectada por otras patologías tecnológicas, las causas artificiales que llamamos tecnopatías, principalmente a causa de la contaminación electromagnética, campos de alta y baja frecuencia, procedentes de las líneas eléctricas de alta y baja tensión, de los ordenadores, de los aparatos electrodomésticos o de la telefonía móvil.

La investigación realizada en Alemania y otros países de Europa desde los años 30, permite afirmar que una casa enferma o con domopatías, puede producir graves patologías a sus habitantes.
El estado actual de la investigación, aún insuficiente, no ha podido determinar en algunos casos la relación causa-efecto, pero permite afirmar que existe una asociación directa entre la exposición continuada a estos factores de riesgo y la aparición de patologías en los seres humanos.

Relación de patologías clínicas observadas, de gravedad creciente en función de la intensidad y la duración de la exposición y de acuerdo a la susceptibilidad personal.
o Insomnio, trastornos del sueño, pesadillas.
o Estrés, agresividad, irritabilidad.
o Angustia, ansiedad, bulimia.
o Agotamiento sicofísico, astenia. o Inapetencia, anorexia.
o Depresión.
o Pérdida de memoria, falta de concentración.
o Trastornos respiratorios, rinitis, sinusitis, bronquitis.
o Trastornos cardio-vasculares, angina, infarto.
o Trastornos circulatorios, edema, varices.
o Migrañas, jaquecas, cefaleas.
o Fatiga ocular, miopía, presbicia.
o Cataratas, retinopatías.
o Dolores cervicales, dorsales, lumbares.
o Reumatismo, gota, artrosis, artritis.
o Asma, alergias respiratorias.
o Hipersensibilidad cutánea, soriasis.
o Hipersensibilidad psíquica, sobrexcitación, fobias.
o Vértigos, mareos, desorientación espacial.
o Amenorreas, dismenorreas, disfunción menstrual.
o Impotencia, anespermia, esterilidad.
o Abortos, malformaciones congénitas.
o Disfunciones metabólicas, bocio, diabetes.
o Leucemia, cáncer.
o Déficit sistema inmunitario, sida.
o Aberraciones cromosómicas, anomalías ADN.

CARLOS M. REQUEJO. Arquitecto Interiorista. Coordinador del programa de Postgrado de Geobiología y Salud del Hábitat en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC 1997-99).

No hay comentarios:

Publicar un comentario